Cómo son las aulas prefabricadas de última generación

Eva Sierra
Eva Sierra

Las construcciones prefabricadas se han convertido en recursos muy utilizados en los últimos años por una gran cantidad de razones diferentes: son versátiles, de rápida instalación y calidad óptima. Es común verlas como soluciones para oficinas o en el ámbito residencial, aunque cada vez tienen más utilidades.

Se trata de espacios que han sido creados en una fábrica por módulos y que se pueden integrar en cualquier entorno de forma personalizada, combinándolos entre sí. Con esto se ahorran costes, tiempo y también las incomodidades de lidiar con una obra de construcción en el espacio.

Uno de los mayores avances en este ámbito lo encontramos en las aulas prefabricadas de última generación. Son espacios altamente funcionales y especialmente ideados para todo tipo de centros educativos, que cumplen su misión con creces y están llamando mucho la atención en el sector.

Pero, ¿qué pueden ofrecer estas novedosas construcciones modulares?, ¿cómo son las más innovadoras del mercado? Te lo contamos todo sobre ellas en este artículo.

Las aulas prefabricadas: ¿cómo son las de última generación?

Las aulas prefabricadas son sistemas de construcción modulares que se caracterizan por las facilidades que nos proporcionan para su instalación, uso y personalización. Las estructuras tienen un peso lo suficientemente ligero como para permitir su traslado a diferentes ubicaciones, por lo que se pueden incorporar en los centros educativos de forma permanente o efímera y después utilizarlas en otro lugar.

Por sus características, son muy demandadas en aquellos centros que se están construyendo y necesitan instalaciones provisionales o para los que desean contar con un espacio extra, por ejemplo, aumentar el número de aulas, crear una biblioteca o un comedor. Sin embargo, los modelos de última generación ya nos permiten hacer instalaciones completas para centros educativos íntegros, funcionales e incluso permanentes si se desea.

En sitios especializados como Algeco puedes encontrar actualmente módulos elaborados con materiales de calidad y elevada durabilidad que ofrecen prestaciones a largo plazo. Se pueden encontrar módulos específicos para aulas infantiles, gimnasios, salas de juegos o de informática, con excelente aislamiento y eficientes energéticamente.

Lo que permiten es realizar proyectos a medida que pueden ser totales y definitivos o bien temporales. Por lo tanto, también ofrecen a los centros la posibilidad de adquirir las construcciones o bien alquilarlas por el tiempo que sea necesario. Una vez prestado el servicio, se pueden reubicar y utilizar en otros espacios. De esta forma se fomenta la sostenibilidad y se actúa de la forma más eficiente.

Lejos de los modelos prefabricados que se hacían hace años, ahora estas soluciones se encuentran a la vanguardia del mercado. Han mejorado sus prestaciones, diseños y atributos para convertirse en una de las mejores oportunidades para empresas, particulares, centros sanitarios y también educativos. 

Las grandes ventajas de las aulas prefabricadas

¿Qué nos ofrecen las aulas prefabricadas de última generación para ser productos tan interesantes? Lo cierto es que este sistema modular actual nos presenta una serie de ventajas que no tienen competencia y que son de gran utilidad en la mayoría de los casos. Te mostramos las más destacadas para que puedas hacerte una idea más clara de estas construcciones en auge.

La máxima versatilidad

En un mundo que apuesta por lo práctico y que desea poner en marcha los proyectos cuanto antes, la versatilidad es todo un atributo a valorar. Las aulas prefabricadas tienen esta característica tan deseada por muchas razones, y es que se pueden personalizar al máximo, se pueden emplear de muchas formas e incluso pueden cambiar de ubicación cuando se desea. Gracias a ello se puede sacar todo el partido posible a las instalaciones con el mínimo esfuerzo.

Rapidez y ahorro

Una construcción tradicional requiere de una obra que lleva mucho tiempo, incomodidad y que supone una inversión importante. Los centros educativos que desean incorporar un espacio extra pueden tenerlo en cuestión de semanas sin levantar polvo de la superficie, sin pasar meses o años escuchando ruidos a todas horas y con todas las prestaciones que necesitan. Además, son mucho más baratas, incluso se pueden alquilar por un tiempo determinado y pagar por su uso excepcionalmente.

Diseño y confort

El diseño que puedes encontrar actualmente en los módulos es totalmente vanguardista y alineado con las necesidades del siglo XXI. Son espacios muy contemporáneos, funcionales y altamente confortables para hacer vida en su interior a lo largo de todo el año. Por eso mismo funcionan a la perfección como aulas de estudios en todo tipo de ubicaciones, en diversas condiciones ambientales o terrenos.

Elevada seguridad

En el momento en el que se piensa en fabricar aulas modulares para permanecer en el tiempo, se ponen en marcha diferentes herramientas para hacerlas totalmente seguras y transitables. Hoy en día se pueden encontrar modelos muy robustos que aguantan sin riesgos, que no renuncian al confort y permiten el empleo de los diversos espacios de igual forma que las construcciones tradicionales.

Soluciones sostenibles

Las exigencias actuales en el ámbito de la construcción pasan por la minimización del impacto medioambiental en todas las fases del proceso, algo que las aulas prefabricadas cumplen con creces. Se emplean materiales y protocolos que respetan al máximo el medioambiente, algo que también se extiende al proceso de instalación en el terreno. Además, como se pueden mover y reutilizar, son más sostenibles todavía, pues su vida se alarga hasta el máximo para generar menos residuo y apostar por el aprovechamiento de los recursos disponibles. Por último, los sistemas de aislamiento actual también son eficientes energéticamente hablando, algo positivo para el medioambiente y para el bolsillo del consumidor.